El absurdo de las mercancías según Reginald Perrin



¿Una tienda de cosas que no sirven para nada?